El Barça llega al Clásico con 5 incendios en el vestuario


2016-03-30 11:03 La Liga Por: Pablo Leiva

La balsa de aceite azulgrana cada vez tiene más fugas y comienza a recordar tiempos pasados cuando la dejadez del vestuario provocó que los grandes momentos del Barça acabaran con varias salidas traumáticas a final de temporada. Todavía no hemos visto episodios como el de Eto’o en Palafrugell cuando el delantero arremetió contra sus compañeros y su entrenador y pocos meses después lo ponían de patitas en la calle -o al menos lo intentaban-, pero los focos de conflicto ya son varios. Repasemos los cinco incendios por apagar a pocos días del Clásico:

TER STEGEN. El guardameta alemán ha vuelto a hablar y, como siempre que lo hace, se ha puesto en la picota. Su problema personal con Claudio Bravo persiste y cada vez parece más problemático para la convivencia en el vestuario de los dos; el club, que no le han gustado sus declaraciones, ya le han hecho saber que si no quiere seguir que se vaya. De hecho, tiene ofertas que le doblan el sueldo, aunque el Barça sigue pensando que debería quedarse ya que es el portero del futuro y no se cansan de decirle eso que tan poco le gusta al alemán que si se espera un año más llegará su momento. Ahora ha vuelto tras ser titular con Alemania con aires de portero más importante de lo que está siendo y así será difícil apagar el fuego alemán.



DANI ALVES. El Barça quiere librarse del lateral brasileño a final de temporada. Este año no está rindiendo al nivel que demostró para ganarse la renovación y desde el club se arrepienten que no fuese una ampliación de contrato por un solo año. El fichaje de Aleix Vidal, las posibilidades que da Sergi Roberto y la opción de volver a fichar a Bellerín hacen que Alves ya no sea tan imprescindible como hace un año. El brasileño hace oídos sordos, no quiere irse y solo se marcharía si tuviera una buena oferta de un conjunto de Champions League, no quiere saber nada de la MLS, ni de la Liga China, sin embargo, esas noticias que espera Alves no llegan, su caché ha bajado y no hay ningún grande interesado en hacerse con sus servicios. La tensión entre club y jugador se puede cortar con cuchillo.

MARC BARTRA. Viene de una semana donde ha sido titular con la selección española y ha demostrado que está para cualquier cosa. El central se siente importante y con nivel para no tener que ser suplente en el Barça y con la sensación de que podría ser titular en cualquier otro equipo. Además con la lesión de Jeremy Mathieu espera que Luis Enrique se decida de una vez por todas con él, sus dudas son si volverá a superar a Vermaelen en la rotación o seguirá ninguneado sin ser convocado en la mayoría de partidos. Si sigue siendo esta segunda la opción escogida por el técnico asturiano, el futuro azulgrana de Bartra acabará este mismo verano.

NEYMAR. El brasileño en este 2016 está siendo más protagonista por lo que ocurre fuera del campo que por lo que ocurre dentro del mismo. Las continuas fiestas recuerdan a antiguos episodios de estrellas brasileñas en el Barça, sigue demostrando poca implicación con el equipo marchándose siempre que puede a Brasil y en semana de Clásico no ha hecho ningún esfuerzo por llegar antes de tiempo pese a la sanción, los diferentes episodios de su culebrón con la renovación en los que ya ha vinculado de nuevo al Real Madrid y su guerra fría con Leo Messi molestan cada vez más al club. La amistad entre el tridente parece que ya es solo dentro del campo, fuera Neymar va por libre y está a la espera de que el Barça dé un paso adelante con él con la renovación.

MASCHERANO. El ‘jefecito’ está agotado del Barça. Ya no solo lo que ocurre en el terreno del juego no le hace disfrutar del fútbol, sino también lo que sucede fuera de él. Como cada año vuelve a sonar un central estelar como fichaje estrella del verano, luego llegará o no pero las portadas están ahí y eso al argentino le pasa factura. De hacerse realidad ese sueño del barcelonismo y se ficha a un central TOP el futuro del argentino pasa por convertirse en central suplente o ir al medio del campo donde apenas tiene huecos, así que de una manera o de otra el banquillo sería su destino sino lo remedia antes un traspaso. Se avecinan malos tiempos en el vestuario azulgrana.


Comenta con Facebook