El día que James Rodríguez dejó plantado al Barça


2016-09-08 12:09 La Liga Por: Quique Cuesta

Al final, el tiempo acostumbra a poner a cada uno en su sitio. Ese el motivo principal por el que James Rodríguez permanece en el Real Madrid. El centrocampista colombiano confía ciegamente en su fútbol y está convencido de poder volver a enamorar al madridismo del mismo modo que lo hizo en su primera temporada como jugador blanco. Cierto es que ofertas no le han faltado este verano para abandonar el transatlántico merengue, pero a todas ellas ha dicho ‘no’ porque por su cabeza no pasa otra cosa que no sea triunfar en el Real Madrid.

Si de algo no se puede dudar de James es de su compromiso con la causa blanca. Lo ha demostrado en este mercado de fichajes y lo hizo también allá por 2014, cuando el Barcelona pensó en él para formar en la mediapunta azulgrana. Mandatarios culés llegaron, incluso, a desplazarse hasta Mónaco para convencer al cafetero, pero James les dio largas a sabiendas de que el Real Madrid estaba a la espera de lo que ocurría con Di María para lanzar sus redes sobre él. 



El tiempo, al final, le dio la razón, situación que espera el colombiano vuelva a repetirse esta temporada, la que debería ser la de su confirmación. Si no es así, hará las maletas sin decir ni pío, porque el madridismo de James está confeccionado a prueba de bombas. En Barcelona lo saben de buena tinta, pues por esa razón precisamente se llevaron un portazo en las narices.


Comenta con Facebook