Envidias, celos y puñaladas: Las guerras internas en el vestuario del Barça


2016-05-25 11:05 La Liga Por: Pablo Leiva

Los títulos acercan a la gente a la felicidad, pero poseerlos no tiene porque tener consecuencias positivas en un futuro. De hecho, la plantilla del Barça ha demostrado en sus diversas celebraciones de sus últimos triunfos (Liga y Copa) que la alegría iba por barrios y el vestuario azulgrana está más partido que nunca.

ENVIDIAS



Neymar y Messi son el principal foco de envidias de la plantilla. Incluso entre ellos existen debido a la ascendencia de la plantilla del argentino y por el buffet libre que parece tener brasileño a la hora de negociar mejoras de contrato.

Sus compañeros tampoco están llevando muy bien cómo estos dos jugadores pueden hacer lo que quieran ambos sin tener consecuencias. Neymar sale de fiesta cada dos por tres y regodea algo que en otros clubs sería motivo de sanción y Messi puede saltarse actos del club sin que pase nada.

CELOS

Sergio Busquets e Ivan Rakitic esperan su turno para renovar con el cuchillo entre los dientes debido a Gerard Piqué. Los centrocampistas creen que deberían como mínimo estar en la misma escala salarial que el central catalán, quien solo tiene por delante a Messi, Neymar e Iniesta. Pese a que el salario base de ambos es mayor que el del central catalán, las variables ponen a Piqué muy por encima de los dos y  las primas por objetivos que tiene son bastante sencillas de obtener y dependen más de sus compañeros que de él.

PUÑALADAS

Ter Stegen y Bravo no se aguantan. La competencia entre ambos se le está yendo de las manos al cuerpo técnico y los dos jugadores han puesto un ultimátum sobre la mesa de Luis Enrique. Quieren ser titulares y que el otro no lo sea, sino se irán y con esas han estado toda esta temporada. Llegado el final del año futbolístico toca tomar decisiones y una de ellas debe ser detener las puñaladas entre ambos, un objetivo harto difícil sin que se marche uno de los dos.


Comenta con Facebook