Los denunciables gritos de El Sadar a Isco ¡Basta ya!


2017-02-12 12:02 La Liga Por: Luis García

La afición de Osasuna mostró de nuevo su lado más indeseable. Tradicionalmente, el estadio de El Sadar es un feudo hostil, incómodo y desagradable para el Real Madrid. Ayer, se volvió a cumplir la tradición y los desalmados del fondo volvieron a liarla en contra de los blancos. Gritos, lanzamientos de objetos, insultos. El Madrid se llevó los tres puntos de Pamplona pese al vergonzoso comportamiento de la afición rival.

Tras la lesión de Tano, Isco tuvo que aguantar lindezas del tipo: “Isco, asesino, asesino”. Un sector del público osasunista le recriminó la lesión de su jugador sin tener la más mínima idea de lo que realmente había ocurrido. El malagueño no tuvo culpa absolutamente de nada. Isco fue a por la pelota y fue Tano quién metió la pierna para derribar al jugador madridista. La mala suerte se cebó con él y el hispano dominicano se rompió la tibia y el peroné.



Pero ahí no quedó la cosa; tras el 1-2 anotado por Isco Alarcón, el Madrid celebró el gol por todo lo alto en un córner y los aficionados no dudaron en iniciar una lluvia de objetos. Bolas de papel, mecheros y demás enseres cayeron encima de los madridistas. Luka Modric recibió el impacto de una canica en la cabeza. El croata se dolió pero no hizo teatro. Una vez más, los aficionados rojillos demostraron nula deportividad, mucho odio y una alta dosis de antimadridismo. De vergüenza.
 


Comenta con Facebook