Por qué el Real Madrid jugó con un 4-2-4 y por qué Luis Enrique debería estar preocupado


2016-11-03 02:11 La Liga Por: Carlos Morales

El ensayo del Real Madrid en Varsovia no salió del todo bien, el propio Zinedine Zidane confesó a la finalización del partido ante el Legia que había faltado un poco de todo, pero sobre todo había faltado intensidad, algo que pudo deberse al hecho de que el partido no tuviera gran transcendencia para la clasificación del Real Madrid y a las gradas vacías que se pudieron ver en Varsovia. Sin embargo, lo sucedido sobre el césped fue una prueba para lo nuevo que quiere probar Zidane en el Real Madrid.

El técnico francés probó con un inédito 4-2-4 con la BBC más Álvaro Morata sobre el terreno de juego, en lo que podría considerarse el Madrid más ofensivo visto en los últimos años. Ese sistema se había probado en los entrenamientos, pero necesitaba de ser testeado en competición y el partido ante el Legia era un momento ideal para ver las bondades y defectos de un sistema de juego que Zidane estaría pensando en tener preparado como alternativa para enfrentarse al Barça.



El Barça no está defendiendo bien y en muchos momentos de los partidos está haciendo una defensa de tres que todavía no ha acabado de ajustarse, por lo que Zidane estaría pensando presentarse en el Clásico del Camp Nou con cuatro delanteros para probar la solvencia de una defensa azulgrana que no pasa por sus mejores días. De hecho, los equipos que han dejado tres o más jugadores descolgados en ataque contra el Barça siempre le han hecho mucho daño como se pudo ver ante el Deportivo el año pasado en el campo del Barça, un partido del que tomó nota Zidane. Ahora, con mucho por ajustar por ahora, el francés ya ha presentado una nueva variante que prevé hacer estragos.


Comenta con Facebook