¿Por qué se calla el arzobispo tras descubrir que Messi se ha gastado 32 millones?


2016-02-09 01:02 La Liga Por: Martín Sánchez

Lluís Martínez-Sistach, arzobispo de Barcelona, protagonizó multitud de portadas en 2009, cuando tras el fichaje de Cristiano Ronaldo habló de "dispendios excesivos" en el mundo del fútbol. Pero el mismo arzobispo ahora guarda silencio sobre el último capricho de Messi; un coche de 32 millones de euros, 7 más que su sueldo anual.

 



Tal y como ha desvelado a través de un comunicado el conglomerado empresarial del italiano Alessandro Proto, Leo se habría gastado tal dineral en un exclusivo deportivo, único en el mundo, en el Salón del Auto Clásico Retromobile de París. Se trataría de un Ferrari 335 S Spider Scaglietti del año 1957 que pilotó Moss en Cuba al año siguiente, que según este comunicado habría tenido un precio de salida de 17 millones de euros.


Comenta con Facebook