Un 'segundón' del Barça pone en jaque a Bartomeu


2016-11-12 11:11 La Liga Por: Patricia Carrasco

Aleix Vidal tan solo le está trayendo problemas al Barcelona. No es noticia que el ex jugador del Sevilla molesta al técnico del Barcelona. No cuenta con él para nada y encima el lateral derecho ha dejado en varias ocasiones el ridículo al preparador asturiano.

La agencia que representa a Aleix Vidal ya ha hecho público que el jugador está en el mercado puesto que Luis Enrique lo ha 'crucificado'. La mejor solución ya es que se marche, ya sea vendido, cedido o regalado. Lo que está claro es que los 18 millones de euros que pagó el Barcelona hace año fueron un despilfarro absoluto. Lo curioso es que nadie llama al Camp Nou para interesarse por Aleix Vidal. Su condición de suplentísimo le ha perjudicado hasta el punto de no tener clubes a los que irse. 



Esto no hace otra cosa que enrarecer el vestuario. Aleix Vidal se borró descaradamente de la Supercopa de Catalunya alegando una lesión repentina, en lo que fue un claro mensaje a Luis Enrique de que de él no se iba a reír. La situación es insostenible y desde la directiva ya no sabe qué hacer con el zaguero catalán. Sin equipos interesados y con un enfrentamiento directo con el entrenador culé. Vaya panorama...

¿Qué pasa con Aleix Vidal? El Barcelona colocó al jugador en el escaparate y, ahora, el entorno del futbolista confirma el secreto a voces: Vidal molesta a Luis Enrique que lo quiere fuera del Camp Nou cedido, vendido o regalado.Graziano Battistini, miembro de Promoesport, agencia que representa a Aleix Vidal, asegura en ‘PianetaMilan’ que “el jugador está en el mercado, ya que no entra en los planes del FC Barcelona y tendremos que encontrar una solución. Es una ocasión única para los clubes italianos. Con equipos como el Inter de Milán y el Nápoles, ya se puede hablar. Aleix es un jugador muy bien valorado, pero no sólo por estos dos clubes, también por otros. Es un futbolista de alto nivel”, asegura el agente. Un ‘chollo’ que parece no interesar a nadie.

 

En el Barça no suena el teléfono. No hay ofertas por un jugador del que se dijo que tenía una excelente cartel en Italia. A día de hoy, ni la cesión está clara. Equipos como el Inter salieron escamados de operaciones saldo como la de Montoya. En la Roma aún se pregunta porque tragaron con Vermaelen. Y Vidal es otro melón por abrir. La cantada por su fichaje es de libro.

 

El club no quiere tirar por la borda los 18 millones de euros que pagó hace solo un verano al Sevilla. Y la alta ficha de un jugador en caída libre son un problema añadido a una ecuación sin solución. Nadie quiere perder nada, pero alguien va a terminar perdiendo. Y mucho.

 


Comenta con Facebook