Una chulería de Neymar y un favor arbitral empañan el revolcón culé (7-0)


2016-02-03 08:02 La Liga Por: Martín Sánchez

Cuatro goles de Luis Suárez y tres de Leo Messi sellaron el pase del Barça a la final de la Copa del Rey. Pero el conjunto culé, que ayer fue muy superior a un débil Valencia, volvió a demostrar su soberbia al borde del descanso. La jugada la protagonizó el árbitro Iglesias Villanueva, que pitó penalti y expulsó a Mustafi tras un derribo más que dudoso sobre Leo Messi.

 



El marcador lucía un inapelable 3-0, por lo cual Messi cedió a Neymar la pena máxima con intención de acallar los rumores sobre su divorcio. Pero al brasileño no se le ocurrió mayor chulería que tirar el mismo sin carrerilla, enviando la pena máxima al palo, por lo cual se tuvo que tapar la cara con la camiseta, herido de vergüenza. Luis Enrique, preguntado sobre el exceso de su jugador, prefirió tirar balones fuera: "¿La forma de tirar penaltis de Neymar? Todo me parece bien".

 

Mustafi ante la prensa fue mucho más duro y pidió perdón a la afición che por tras el ridículo: "Tenemos que pedir perdón a los aficionados y a la gente que está trabajando por este club. pero no se puede perdón con palabras sino reaccionar. No es el momento de hablar de otros equipos. Tenemos que pensar en levantarnos que no es fácil. Tenemos que afrontar los próximos días como hombres".


Comenta con Facebook