Así fue la pelea en los vestuarios de Cornellà (les tuvieron que separar)


2018-02-06 10:02 La Liga Por: Manuel Calero

El Diario Sport ha desvelado detalles sobre la pelea que hubo en el derbi catalán de Cornellà El Prat.

El derbi liguero entre el Espanyol y el FC Barcelona sigue dando mucho que hablar. El citado medio ha sacado a la luz, en información propia, detalles sobre la pelea que tuvo lugar en los vestuarios del RCDE Stadium. Piqué calentó el ambiente al máximo con su gesto provocador y los jugadores de ambos equipos se picaron en un 'tumulto' que señaló el árbitro ya con el partido finalizado.



"Negro de mierda", le espetó Sergio García a Umtiti. Unas palabras que el jugador del Espanyol aclaró en rueda de prensa ya en frío:  “En ningún caso mi ánimo fue racista. Mi mujer es gitana, mi cuñado afroamericano y me crié en un barrio con todas las razas del mundo”. Umtiti se volvió loco y fue a buscar al futbolista periquito en los vestuarios, con el ambiente muy caldeado.

El único que pareció no enterarse del asunto fue Gil Manzano, árbitro del partido, que redactó lo siguiente en el acta del mismo: "Al finalizar el encuentro cuando entramos en el túnel de vestuarios, nos encontramos con un tumulto de jugadores oficiales y personal de ambos clubes, discutiendo entre ellos sin observar ningún tipo de agresión". 


Piqué lo comenzó todo

El central volvió a demostrar que lo que tiene de buen futbolista en el terreno de juego lo tiene de bocazas fuera. En un gesto antideportivo que no se puede considerar, en ninguno de los casos, como lo que suelen hacer los futbolistas (mandar a callar a la grada) incendió el vestuario culé en Cornellà El Prat. El gesto de los cuernos fue completamente inadmisible. Podría haber actuado mucho mejor Piqué, que recordemos fue quién comenzó la guerra contra el Espanyol en 2008, tras escuchar unos cánticos lamentables hacia su familia. Quien siembra recoge sus frutos siempre... 

Busquets o Iniesta nunca se atreverían a realizar un gesto (repetimos, con los cuernos) como el que hizo el defensor culé y encarnan, al igual que él, a la perfección al Barça ya que se han forjado en la masia. Tampoco lo haría Carles Puyol que de haber estado en el vestuario las hubiera tenido claras con Piqué. Las tuvo en el Bernabéu por enseñar cobardemente al colegiado un mechero que no le impactó y fue el ex capitán quién le frenó. Piqué encarna al barcelonismo rancio de la actualidad que dista mucho de lo que era antes con Puyol en el campo.

Messi fue el jugador que más enfadado terminó con Piqué. El argentino terminó realmente disgustado con la actitud de Piqué, más que por el empate ya que tienen la Liga prácticamente sentenciada, y fue el primero en reprocharle que esa no es la actitud a seguir. El dedo final que formó el 'cuerno' en su gesto se podría haber evitado. Lo sabe Piqué, jugador al que le va la marcha, que prosiguió su guerra contra el Espanyol ya en la zona mixta ¡Es completamente condenable su actitud contra toda una institución! Y como diría el, se están cargando el fútbol...

El central culé vive peleado permanentemente con el Espanyol y con la afición de los periquitos. "El Espanyol de Cornellá", fue la gota que colmó el vaso de una afición maltratada en Cataluña y que es pisoteada siempre que juega contra el Barça y contra Piqué. Los Espanyol-Barça suelen ser calientes y la carne en el asador siempre la pone el mismo, el futuro 'president' de los azulgrana, Gerard Piqué. El verdadero artífice de tener a la "maravillosa minoria" completamente en contra en las visitas al estadio de los periquitos.

Todo el desencuentro entre Piqué y la afición del Espanyol comenzó en 2008 con el lanzamiento de bengalas de los aficionados más violentos del Barça hacia la afición periquita. Un hecho que recordó a otros acontecidos desgraciadamente en el pasado y que al culé no se le ocurrió otra cosa quesaludarles tras el partido. Piqué, ese día, se ganó el cartel de persona 'non grata' en Cornellá. En 2012 se produjo el siguiente episodio de enemistad de Piqué con el Barça sin tener nada que ver en el asunto. El Mirandés eliminó al Espanyol de la Copa y Piqué (que siguió el partido por la radio junto a Cesc Fábregas) dijo lo siguiente: "Lo del Mirandés es increíble!! Muchas felicidades a toda la gente de Miranda de Ebro!! Qué grande es el fútbol!!", unas declaraciones que no sentaron bien en el Espanyol. 

Lo más reciente y que más ha indignado al Espanyol llegó en 2014 en un bochornoso partido en el que el Barça se impuso con mucha polémica en el derbi catalán y en el que Piqué escupió a la afición periquita en el gol de los suyos. Dos años después siguió con su guerra ante la afición blanquiazul con más declaraciones incendiarias: "Se denominan maravillosa minoria, pero espero al menos que llenen el campo". La respuesta de la afición, harta de tanto menosprecio inadmisible en un jugador de talla mundial, fue sacar a relucir una pancarta en la que rezaba: "Shakira es de todos". La multa que le cayó al Espanyol fue de órdago y el central catalán se fue una vez más de rositas tras todas las provocaciones.

Otro episodio que pocos recordarán se produjo a través de Twitter en 2016. El Espanyol escribió esto en sus redes sociales: "Siete horas para un partido importante. Que los de de la neurona única –y enferma– no nos distraigan". Minutos después Piqué respondió al tweet con un "Hola" que causó enorme polémica y que dio a entender que se sintió aludido. Lo último y más reciente, ya lo conocen: "Jugar contra el Espanyol de Cornellà siempre es especial. Allí nos ganaron 1-0 y tuvieron su día de gloria".