Duros insultos entre Pedrerol y Rivero

Duros insultos entre Pedrerol y Rivero

| 2016-04-06

|

donDiario
donDiario
donDiario

Está claro que Josep Pedrerol convierte a sus competidores en enemigos por arte de birlibirloque. El presentador catalán no es capaz de mantener una competencia sana y en casi todas las ocasiones acaba a palos con sus rivales por audiencias, exclusivas o cualquier pequeña razón.

Juan Carlos Rivero, más de treinta años de profesión sin que se le conozca una afrenta, ha sido el último en cruzarse mensajes con el presentador de El Chiringuito de Jugones. Las razones por las cuales habría comenzado esta batalla de pullas sería que el presentador de Estudio Estadio se habría cansado de la peculiar lectura de las audiencias, tal y como le sucedió el mes pasado a Manolo Lama, harto de que Pedrerol leyese a su manera los discretos números de Jugones frente al éxito de Deportes Cuatro.

 

Cruce de insultos

Pedrerol alardeó a primera de un lunes, no hace demasiados días, de su supuesto liderazgo en la noche anterior. Rivero, que había obtenido una media de 416.000 espectadores en Teledeporte por los 329.000 de El Chiringuito en Mega, estalló de inmediato contra su competidor sin siquiera nombrarlo: "Puede uno ser líder y ser tonto, claro que aún es peor no ser líder y seguir siendo tonto de remate. La vida". 

José Joaquín Brotons, tertuliano de Estudio Estadio, se puso al lado de su jefe acusando a Josep de "falsear datos oficiales": "Los números no mienten, el share y el de la sombrilla si". El aludido interrumpió sus vacaciones para responder a Rivero con otro calificativo: "Es mejor un 4,8 que un 2,8. Por cierto, es mejor ser tonto que vago. Sigo con mis vacaciones".


¿Quién tiene la razón? 

En el panorama televisivo es muy complicado, por no decir imposible, comparar los resultados de dos programas que no compiten en horario, como es el caso de Estudio Estadio y El Chiringuito. En el caso de la tertulia de Teledeporte, está claro que tiene más espectadores, en parte porque arranca en una hora de mayor consumo televisivo; las once de la noche. Pero este horario es una navaja de doble filo, ya que los espectadores que ganas al comenzar en un horario con mayor consumo televisivo que el de la madrugada es contrarrestado con un menor share, ya que la competencia en el prime-time es más duro. Por su parte Pedrerol tiene menos seguidores, al arrancar de madrugada, y ve disparado su share, en parte porque compite con repeticiones, teletiendas y productos menores. ¿Quién tiene la razón? En este caso ninguno de los dos, pero Rivero está harto de las zancadillas que le coloca su rival y ha estallado en público, quizás de manera excesiva.

 

¿De dónde viene la guerra? 

Esta guerra no arrancó este lunes, sino que viene de atrás. Y es aquí donde Pedrerol puede parecer el malo de la película. El catalán culpó en noviembre a Rivero, de manera interesada, de un desafortunado retuit de la cuenta de Estudio Estadio que por supuesto no controla su presentador: "Que asco de programas como El Chiringuito de Pedrerol, debate asqueroso, vomitivo. Vaya diferencia con Estudio Estadio. Basta ya de periodismo de mierda". Pedrerol entró, como casi siempre, en el charco con la intención de salpicar a Rivero: "Teníais que dimitir todos. Que la televisión pública permita esa basura, de verdad. Animo... del 0,4% al 0,5%. Pago una televisión para que metan esta mierda de comentarios... Rivero, plantéatelo". El presentador de Estudio Estadio, en vez de revolverse, pidió disculpas: "Hacer Rt de un tuit que contenía insultos a otro programa fue un error, por lo que pido disculpas. Aquí no volverá a suceder".

donDiario
donDiario
donDiario