En el Camp Nou se avecina un futuro muy negro (y la prueba la tiene Luuk De Jong)


2021-10-14 00:10 Fichajes Por: Manuel Calero


El Barça está asumido en la mayor crisis económica de su historia


Hoy en día los jugadores prefieren marcharse a cualquier otro club antes que jugar en el FC Barcelona. No solo porque el proyecto deportivo es nefasto, con jugadores como Luuk De Jong o Eric García, sino porque en el mundo entero se habla sobre la crisis económica que atraviesa la entidad. Antes muchos aceptaban firmar con los culés para jugar junto a Leo Messi y tener un salario desmesurado. Ahora, en el mejor de los casos, compartes vestuario con Memphis Depay y cobras menos que en cualquier otro equipo importante de Europa.

Ya no tienen dinero. El caso que mejor refleja esta circunstancia es el de Wijnaldum, que lo tenía casi hecho con los culés, y les dio portazo para marcharse al PSG. El centrocampista recibió una oferta económica muy superior del Parque de los Príncipes y, tras analizar el proyecto deportivo de su compatriota Ronald Koeman, decidió cambiar de opinión.



Así contó este verano Wijnaldum por qué motivo eligió finalmente acabar en la Ligue-1 y no en el FC Barcelona: "El PSG quiere ganar, es un club que ha progresado mucho a lo largo de los años, que ha jugado una final de la Liga de Campeones, que también llegó a las semifinales la temporada pasada. Creo que el proyecto es hermoso y estamos formando un equipo para cumplir estos objetivos. Escoger entre el Barça y el Paris Saint-Germain fue una elección verdaderamente complicada, ya que soy aficionado del Barça desde que soy muy joven".

Hay que decir que al holandés no le está yendo la cosa precisamente bien en el Parque de los Príncipes. Solo ha jugado dos partidos completos de los nueve disputados hasta la fecha y no está contento: "He jugado mucho en los últimos años, siempre estuve en forma y también lo hice bien. Esto es algo diferente y eso requiere acostumbrarse. Tenía muchas ganas de dar el nuevo paso y luego sucede esto. Es muy difícil".

Ahora los jugadores solo eligen al Barça como última opción. Luuk De Jong, el tercer delantero del Sevilla, fue obligado a salir y aceptó marcharse al Barcelona. En circunstancias 'normales', el club culé habría pagado una millonada y no por un suplente. Esta es la dramática situación económica que atraviesan en la Ciudad Condal.

Laporta pensaba que Messi iba a jugar gratis y que traería de vuelta a Neymar. Pronto se dio cuenta de que ambos se abrazarían, sí, pero en París. Parece muy complicado que vayan a revertir la situación en los próximos años. Algunos medios aseguran que el Barça podría incluso convertirse en Sociedad Anónima si no regularizan la deuda a corto plazo.

Quizá es la única solución que tiene Laporta, vender el club o parte de éste, para solucionar la papeleta. En cualquier caso, Laporta siempre será recordado como el presidente que permitió que Leo Messi se marcharse del FC Barcelona. Él sale en la foto y no Bartomeu, que logró retenerle el año pasado a través de diferentes amenazas judiciales cuando presentó el burofax.

Comenta con Facebook