Muy feo: destapan la prueba de que Messi mandaba más que los entrenadores en Barcelona


2021-11-17 01:11 Fuera de Juego Por: Eduardo Martín


Nunca ha querido a nadie por encima suya


Es algo que hemos comentado desde hace mucho tiempo, y no sólo nosotros. Cualquiera que no estuviera cegado por los colores sabía que el peso de Messi en Barcelona era más grande que el que muchos se llegaban a imaginar. Cada vez que algo no se hacía como él quería, se armaba el follón. Muchos pensarían que son sólo rumores o invenciones, pero han salido a la luz las pruebas que lo demuestran.

Y es que Messi estaba acostumbrado en Barcelona a hacer lo que quería. Nadie ponía en discusión su figura, y si alguno, por cualquier motivo, osaba hacerle sombra, ya se encargaba él de que eso no durara mucho tiempo. Por eso jugadores como Ibrahimovic acabaron marchándose sin pena ni gloria, aunque sobre todo condicionaba a los entrenadores.



Mucho se escribió en su día acerca de la llegada del Tata Martino para hacerse cargo de la plantilla. Una decisión que nadie entendió, a no ser que miráramos hacia Messi, que lograba colocar a un hombre de su confianza y con el que sabía que iba a tener plenos poderes para hacer y deshacer a su antojo. Quizás por eso se apostó por un entrenador que ni siquiera el aficionado culé veía con buenos ojos. Pero cualquier cosa valía para tener contento a Leo.

Porque tener un entrenador capaz de levantarle la voz, y de ejercer autoridad sobre el argentino, era una bomba de relojería que el jugador no estaba dispuesto a permitir. Así lo ha comentado el periodista Lluís Canut quien asegura que “nadie osaba discutirle en el Camp Nou. Y si lo intentaban, como sucedió con Luis Enrique, tuvieron que deponer su actitud”.

Quizás por eso se entiende su pobre rendimiento en París, donde ya se las ha tenido que ver con Pochettino que no ha dudado en quitarle del terreno de juego a pesar de que el partido no estuviera resuelto, y donde ha visto que tiene que compartir protagonismo y el trono del liderazgo con Mbappé y Neymar, algo que no le está terminando de sentar muy bien.

Sus problemas con Luis Enrique no son los único que se recuerdan. Hace unas semanas os contábamos el episodio que narra Alexandre Julliard, autor del libro “El insumergible Messi”. En él asegura que “Messi no quería entrenarse si era suplente o sustituido… En varias ocasiones Guardiola tuvo que ir a buscarle a su casa”. Seguramente tanto el asturiano como el catalán hayan sido los dos entrenadores con más carácter que haya tenido Leo en el club blaugrana, por lo que no extraña que haya tenido encontronazos con ambos.

Y ahora que se rumorea un posible regreso a la Ciudad Condal, muchos se preguntan cómo toleraría a Xavi como técnico. Es cierto que ambos coincidieron como jugadores sobre el césped, donde se respetaban, pero estaría por ver si esa mano de hierro que está imponiendo el de Terrasa iba a tomársela muy bien el argentino. Porque si no, puede acabar en catástrofe lo que es a día de hoy el gran sueño de muchos. La vuelta de Messi como única solución a sus problemas.

Comenta con Facebook