Por la espalda (y muy feo) Sergio Ramos sufre las consecuencias de irse al PSG


2022-01-11 01:01 Europa Por: Carlos Morales


Sigue la pesadilla del camero en París


Ramos está viviendo en París la peor temporada de su carrera. Nunca se imaginó que iba a tener que pagar un peaje tan caro por dejar el Real Madrid y marcharse al PSG. Y ya no es sólo por el hecho de las lesiones y la situación que ha vivido durante todos estos meses, sin jugar y con una lluvia de críticas que le llegaban por todos los lados. Sino porque también se la juegan por la espalda, incluso estando ya recuperado.

El camero ha ido poco a poco entrando en dinámica de equipo, entrenando con normalidad con el resto de sus compañeros e incluso jugando como titular, pero su bagaje esta temporada se reduce a 131 minutos sobre el terreno de juego, en los que ya se ha ganado su primera expulsión. En eso se puede resumir los primeros meses que ha pasado en la capital francesa, un resultado muy alejado a lo que él se esperaba.



Y más teniendo en cuenta que 2022 es año de mundial, y por lo tanto quiere apurar sus opciones de estar en la lista que de Luis Enrique para Qatar. Pero se le empieza a complicar mucho y en esta ocasión, no es por los problemas físicos que tanto le han hecho padecer últimamente. Sino que esta vez es Pochettino quien se la ha jugado por la espalda, aunque podrían ser órdenes de arriba.

El caso es que frente al Lyon, partido que el PSG empató a 1, volvió a entrar en la convocatoria, pero se quedó los 90 minutos en el banquillo, un hecho que como era de esperar iba a ser una cuestión por la que se le preguntara a Mauricio en rueda de prensa. Y ahí seguramente dio una respuesta en la que terminó de rematar al central sevillano y con la que le puede haber dejado sentenciado.

Comenzó diciendo que “hay mucha competencia, espero que pueda jugar los próximos partidos. Se tomó la decisión de jugar con Marquinhos y Kimpembe". Pero terminó de rematarlo confesando que “sí, goza de buena salud, es una elección del técnico". Por lo tanto, en esta ocasión no eran los servicios médicos los que habían frenado la participación de Sergio Ramos. Esta vez era directamente el entrenador, que hasta ahora se había mostrado a favor suya, el que no quiso ponerlo.

Y por si fuera poco, lo remató en rueda de prensa, dejándole en el punto de mira de todos. Una jugada muy fea, y ejecutada por la espalda, que puede ser definitiva para el de Camas. Hay que recordar que las críticas por parte de la afición desde su fichaje han sido muy grandes. Sobre todo por el dineral que se le estaba pagando, para que no hubiese debutado durante meses.

Cuando por fin lo hizo, volvió a desaparecer de las listas de convocados, y su tarjeta roja ante el Lorient, el pasado mes de diciembre, parece que es una dura losa que no va a poder levantar. Estas son las consecuencias que está viviendo Ramos por hacerse marchado a París. Seguro que de haberlo sabido hubiera tomado una decisión diferente.

Comenta con Facebook