Se les ve el plumero a los antimadridistas: ahora lloran por las polémicas arbitrales


2021-10-11 03:10 Europa Por: Carlos Morales


Diferentes criterios en función de a quien perjudican las polémicas


No hay otro tema de conversación. La UEFA ha conseguido que la Nations League sea portada en toda España y que la final ocupe tertulias alrededor del mundo. Sin embargo, no lo ha hecho por haber logrado un torneo espectacular que haya levantado pasiones en todos los aficionados al fútbol. Tampoco porque hayamos visto una final que pasará a la historia por el gran fútbol realizado. Todo lo contrario, fue un partido aburrido, que sólo se activó con los goles y con la polémica arbitral.

Y es que el espectador resistía duras penas viendo el partido en una primera parte donde apenas ocurrió nada. Sólo algún chispazo parecía querer animar la cosa. Pero es que este trofeo es tan insignificante que apenas se protestó una posible mano de Koundé. En un primer momento sí que la reclamaron, pero con el transcurso de los minutos fue cayendo en el olvido. Pero resulta curioso como tras el resultado final, muchos si que se hayan acordado de esa posible infracción. Y es que muchos de los que hoy protestan, la temporada pasada callaban.



A los madridistas, el resultado final no se les hizo extraño. Están acostumbrados a esos arbitrajes que llevan denunciando tanto tiempo, y que el curso pasado llegaron a su máxima expresión. Como decimos, muchos claman hoy contra el árbitro, pero cuando frente al Betis el balón impactó en la mano de Miranda o frente al Atlético en la de Felipe, ambas con el Real Madrid como perjudicado, se afanaban en buscar excusas para defenderlo. Que si estaban de espaldas, que si la intentaban quitar, que si no tienen tiempo para reaccionar. Cualquier excusa es buena cuando en frente están los blancos.

Pero cuando la perjudicada es España, sí que son manos clarísimas y no hay excusa posible para defender a los árbitros. Una muestra más de que se les ve el plumero y no son capaces de ver el fútbol con una mirada crítica, tan sólo con las gafas del antimadridismo.

Sin embargo, no es la jugada con la que más entraron en cólera y por la que ponen el grito en el cielo. Esa le corresponde al segundo gol francés, el de Mbappé y que terminó significando la victoria para los galos. En esa jugada, el pase a Kylian se produce cuando este está adelantado. Pero, en su intento por interceptar, Éric García llega a tocar el balón, y con el reglamento en la mano habilita su posición.

Podemos entrar en discutir si esa norma está bien redactada o no, pero a efectos legales el gol no hay que anularlo. Está claro que esas explicaciones no contentan a los perjudicados, que siguen empeñados en que no debía haber subido al marcador.

Unas protestas que contrastan cuando el año pasado el VAR anuló un gol a Mariano por fuera de juego, después de trazar mal las líneas. En esa ocasión, todo el antimadridismo permaneció callado, mirando para otro lado, o defendiendo la decisión del colegiado. Está claro que se les ve el plumero y en función a quien favorezca o perjudique, tienen una opinión diferente.


Comenta con Facebook