¿Villarato 2.0? Laporta mejora la relación en los despachos con los árbitros de LaLiga


2021-11-20 01:11 La Liga Por: Carlos Morales


Podrían volver oscuras épocas del campeonato


De nuevo Laporta como presidente del Barça y de nuevo los árbitros como protagonistas. Su durante la primera etapa de Joan al frente del club ya vivimos atónitos algunas de las decisiones arbitrales más polémicas que se recuerdan en años, lo que se están preparando podría seguir el mismo camino. Y es que ya ha empezado con sus maniobras para conseguir lo favores necesarios.

Ya no está Villar para hacerle favores, pero la vida sigue igual en Barcelona. Y es que el nuevo presidente blaugrana no quiere dejar ningún cabo suelto. Quiere tenerlo todo controlado dentro del club… pero también fuera de él. Y es que ahora que el equipo anda en la ruina y arrastrándose por el césped, descolgado en Liga, cualquier ayuda siempre es bienvenida.



Por eso ya muchos se preguntan si no se estará preparando un Villarato 2.0. Y no sólo porque tengan que sacar al Barça del lío en la clasificación en el que se han metido. Sino porque ya están trabajando para mejorar la relación en los despachos con los árbitros de LaLiga. En plena renovación de los cargos del club, ha hecho un nombramiento que no será ajeno a la polémica.

Se trata Ricardo Segura García, ex árbitro que ha sido elegido por Laporta como responsable de relaciones con los colegiados, para intentar mejorar su sintonía con los árbitros… y la federación. Y es que hasta ahora ejercía como adjunto del director del Comité Técnico de los árbitros de la Federación Catalana de Fútbol. Por lo que ahora tendrá un paso más ganado.

Hay que recordar que su sintonía con Ángel María Villar era muy buena. Laporta no dudó en apoyarle siempre que pudo y eso se vio reflejado en decisiones polémicas por parte de los colegiados dentro de los terrenos de juego, misteriosamente fallando siempre a favor de los culés. Pero ahora con Rubiales no tiene tanta buena relación, y como es lógico había que ponerle remedio.

A partir de ahora habrá que estar atentos de las jugadas polémicas que se produzcan en los partidos del Barcelona. Y es que no sería extraño que se vuelvan más quisquillosos en su arbitraje a los culés, siempre y cuando haya que favorecerles. Al igual que en las intervenciones del VAR, que si ya se mostraba de una manera injustamente desproporcionada, la diferencia con el resto de equipos ahora puede ser abismal, condicionando la competición como ocurría hace años. Y eso que el año pasado vivimos situaciones extrañas, con un criterio muy dispar en las manos en función del equipo al que perjudicaba. Así como el Madrid, que estuvo sin lanzar un penalti a favor durante casi toda la temporada.

Y es que se mire por donde se mire, la decisión de Laporta de nombrar a Ricardo Segura García como responsable de relaciones con los colegiados, sólo tiene el objetivo de lograr los favores de los árbitros, para hacer un poco más sencillo la remontada que necesitan para por lo menos aspirar a meterse entre los cuatros primeros y estar en la próxima edición de la Champions. Porque si no lo logran será un ridículo histórico y un golpe duro a las arcas.

Comenta con Facebook