Xavi se acoge a 'Qatar' para echar a Dembélé del vestuario: huele muy mal

Xavi se acoge a 'Qatar' para echar a Dembélé del vestuario: huele muy mal

| 2022-01-23

| Carlos Morales

donDiario
donDiario
donDiario

Tremendo discurso el soltado por el técnico culé

Si alguien pensaba que el culebrón Dembélé estaba llegando a su fin, todavía queda mucha tela que cortar. No sabemos si finalmente el futbolista cederá a las presiones y se marchará en el mes de enero o si por el contrario permanecerá firme en su idea de irse el próximo verano. Lo que está claro es que no se ha dicho la última palabra, y si no, sólo hay que escuchar las últimas declaraciones que hizo Xavi al respecto.

Y es que el egarense está teniendo un papel fundamental en todo lo que está sucediendo. A su llegada a Barcelona, se dedicó a regar los ojos de Ousmane, asegurando que era imprescindible para el equipo, que contaba con él para la próxima temporada. Incluso lo llegaron a comparar con Mbappé, diciendo que era mejor que su compatriota, y que era un futuro ganador del Balón de Oro en potencia. Unas afirmaciones que en su día ya parecieron exageradas, pero que ahora cobran un matiz distinto.

O bien mintió cuando dijo aquello, sólo para intentar ganarse al jugador y a la afición, o ahora se ha plegado a los intereses del club, a pesar de que no se puede permitir el lujo de prescindir de un futbolista como ‘el mosquito’. Lo que está claro es que sigue con su cruzada, y después de dejarle fuera para el partido de Copa del Rey ante el Athletic, en el que cayeron eliminados, y con Ansu Fati y Pedri retirándose lesionados, frente al Alavés también se medirá sin Dembélé.

No es una cuestión física, ya que el de Terrassa confirmó que "él está entrenando bien”. Por lo tanto está dentro de ese juego de presiones que están llevando a cabo, para intentar obligarle a renovar su contrato o a marcharse en enero. Un acto que es ilegal, ya que el jugador está en su derecho de querer cumplir con el contrato que le firmaron, y si no quiere renovar, tampoco le pueden empujar a que se vaya, y menos mediante este tipo de artimañas. Ya se lo avisó la AFE, y podría terminar todo en los tribunales.

Mientras tanto, Xavi parece que tiene claro que su papel es el que le dictan desde los despachos, y no se va a salir del camino que le han marcado. Pero es que además, ha decidido dar un paso adelante, y en su último discurso ha sacado la libreta de apuntes con todas las enseñanzas que sacó en su etapa en Qatar, ya que parece un mensaje digno de ella. Ya no sólo por reconocer que es un castigo, ya que está perfectamente y cumple con los entrenamientos, sino por las amenazas volcadas.

Y es que comenzó diciendo que "la situación de Ousmane no ha cambiado. Él tiene que decidir, no ha cambiado nada". El egarense sigue sin pronunciarse sobre si le parece bien lo que están haciendo con un jugador, sólo por querer cumplir con lo que le firmaron. Prefiere echar balones fuera y asegurar que la decisión es el Dembélé, queriéndose librar de toda responsabilidad.

A modo casi de amenaza, proseguía diciendo: "Él está entrenando bien, pero sabe perfectamente su situación. No hay más debate, creo que fui claro. Depende de él ahora". Y terminaba concluyendo de una forma radical, sin ver opción a que continúe más allá del 31 de enero: "No hay otra. Quedan días todavía y no hay alternativa".

donDiario
donDiario
donDiario